ENIGMAS SORPRENDENTES DEL UNIVERSO QUE APELAN A DIOS

01/11/2015 | Publicado por: Omar França | Categoría: Fe y ciencia

En 1996 la Revista Time dedicó su portada planteando una pregunta:  ¿Dios está muerto?

Resulta, sin embargo de que los rumores de que Dios está muerto eran prematuros. De hecho, tal vez los mejores argumentos sobre su existencia vienen de múltiples lugares pero, especialmente, de la misma ciencia. Las evidencias a favor de postular la existencia de un “Creador” en este momento del desarrollo de la astrofísica son tales, que es difícil para un pensamiento racional, no pensar en ello

El mismo año que el Time publicó su famoso titular, el astrónomo Carl Sagan anunció de que había dos criterios necesarios para que un planeta pudiera soportar vida, que el tipo de estrella fuera la correcta y que existiera un planeta a una distancia correcta de esa estrella.

Dado el aproximado Octillon de planetas en el universo, es decir 1 seguido de 24 ceros: 1000000000000000000000000, debe haber un septillón de planetas es decir, un 1 seguido de 21 ceros 1.000000000000000000000 en los que puede haber vida.

Con estas espectaculares posibilidades los científicos estaban optimistas que la búsqueda de inteligencia extraterrestre conocida como SETI (por sus iniciales en Inglés) un proyecto ambicioso lanzado en los años 60’ y pensaban que seguro resultaría en algo rápido si se hacía con una gran red de radiotelescopios. Los científicos buscaron señales que parecieran provenientes de vida inteligente.

Pero según pasaban los años el silencio del universo era ensordecedor.  Al año 2014, los investigadores han descubierto precisamente “nada” (en checo, español y chichewa) es decir, 0 seguido de infinito número de ceros.

¿Qué pasó?

Dado que nuestro conocimiento del universo aumentó, resultó evidente que, de hecho, eran necesarios muchos más factores necesarios para que fuese posible la vida extraterrestre, ¡sin hablar de vida inteligente!, más de los que Sagan suponía.

De hecho, sus dos parámetros crecieron a 10 (como condiciones para la existencia de la vida), luego crecieron a 20 y por último a 50 por lo que el número de planetas en los que podría haber vida, también disminuyó sustancialmente.

El número de estos planetas aptos para la vida disminuyó y siguió cayendo. Aún  los defensores de SETI reconocieron el problema.

Petere Schenke escribió en un artículo de 2006 para el “Investigador Escéptico” una revista que afirma el ateísmo con fuerza donde decía que a  vista de los nuevos descubrimientos e ideas deberíamos admitir calladamente que los primeros estimativos de probabilidad ya no son defendibles

Hoy hay más de 200 parámetros conocidos necesarios para que haya vida en un planeta. Y todos deben ser perfectamente cumplidos. De lo contrario, todo se viene abajo.

Por ejemplo, sin tener cerca un planeta muy grande con gravedad semejante a la de Júpiter, como para alejar a los asteroides, la tierra más bien habría sido una tabla llena de flechas interestelares clavadas sobre su superficie, más que este globo verde que es ahora.

Simplemente, la probabilidad en contra de la existencia de la vida en el universo, son sorprendentes.  Pero  aquí estamos, existiendo y hablando de existir.

Cómo puedo explicar esto? ¿Es posible que todos los parámetros hayan sido perfectamente cumplidos por “accidente”?

¿En qué punto es justo admitir que es la misma ciencia  la que sugiere que es absurdo pensar que seamos el resultado de fuerzas aleatorias (o del azar)?

¿Por qué no suponer que hubo una inteligencia que creó estas condiciones perfectas (pero extraordinariamente excepcionales) para la vida?

En realidad requiere mucho menos fe que creer que una tierra con vida simplemente batió todos los records de probabilidad

Pero, espera, hay más.  La precisa sintonía o coincidencia que es necesaria entre todos los (200) factores, para que exista la vida en un planeta, no es nada en comparación con la “fina” sintonía (o coincidencia) necesaria para que el universo, como tal, exista.

Por ejemplo, los astrofísicos ahora saben que los valores de las fuerzas fundamentales:

  • Gravedad
  • Electromagnetismo
  • Fuerza nuclear fuerte
  • Fuerza nuclear débil

se determinaron en menos de un millonésimo de segundo después de la Gran Explosión (Big Bang)

Altera cualquier de estos 4 valores, aunque sea apenas y el universo tal como lo conocemos, no podría existir.

Por tanto, si el radio entre la fuerza nuclear fuerte y la electromagnética hubiera estado mal, por la más pequeña e inconcebible fracción de un segundo y entonces no se podría haber formado ninguna estrella.

Multiplica ese solo parámetro por las demás condiciones necesarias  y las probabilidades en contra de la existencia de la totalidad del universo, como tal, serían tan infartantemente astronómicamente grandes  que la idea de que esa combinación adecuada de los cuatro factores sucedió por “casualidad” desafía el sentido común (y por supuesto, el cálculo de los científicos)

Sería como tirar una moneda y que cayera en “cara” 10 quintillones de veces seguidas. Simplemente no es creíble.

Fred Hoyle, el astrónomo que acuñó el término “Big Bang” dijo que su ateísmo se sacudió de gran manera con estos desarrollos o comprobaciones.

Uno de los más renombrados físicos teóricos, Paul Davies, dijo que la aparición de diseño es abrumador. Incluso el fallecido Christopher Hitchens, uno de los más agresivos defensores del ateísmo concedió que, sin duda, el argumento de la “sintonía fina” era el argumento más poderoso del lado contrario. El profesor de matemáticos de la Universidad de Oxford, Dr. John Lennox, dijo que mientras más conozcamos nuestro universo más credibilidad gana la hipótesis de que haya un Creador como la mejor explicación del por qué estamos aquí.

El milagro más grande de todos los tiempos es el Universo. Es el milagro de todos los milagros. Uno que ineludible apunta a algo o Alguien, más allá de sí mismo.

Autor: Eric Metaxas para la Universidad de Prager

Pueden ver el video en esta dirección

http://videos.religionenlibertad.com/video/dfoBbeZpaD/En-cuantos-planetas-podria-haber-vida

 


Comments are closed.