¿Quiénes somos?

Hoy queremos seguir y levantar la bandera de Cristo.

En nuestra realidad, donde se sufre la violencia desmedida, donde cualquier medio parece valer para alcanzar la felicidad, donde el crecimiento en el consumo abusivo de drogas, suicidios y homicidios refleja la crisis en el sentido de vida de tantas personas…

nosotros levantamos la bandera de la fe y de la esperanza.

En una sociedad como la uruguaya, en la que parece disgregarse la familia y diluirse los valores que la cimentaron como sociedad. En un momento donde surgen alternativas poco claras y parecen multiplicarse los nubarrones oscuros en el horizonte…

levantamos la bandera del optimismo.

En un momento en que nuestro mundo está siendo atacado por el cáncer del fanatismo terrorista, en su mayoría inspirado por una interpretación equivocada del Islam, o de un intimismo pasivo ante la injusticia, de supersticiones y fantásticas promesas de prosperidad que surgen de grupo religiosos ligados a la nueva Era, a las metafísicas, a las religiones afroamericanas o al evangelismo eufórico que convierte en ídolo el bienestar material, mercantilizando así lo espiritual…

levantamos la bandera del cristianismo tal como lo vive la Iglesia Católica confiando en el diálogo ecuménico e interreligioso.

En una realidad, donde se consolidan, renuevan y surgen nuevos movimientos en la Iglesia, donde sacerdotes, consagrados, laicos y personas de buena voluntad trabajan juntas por la Justicia Social…

nosotros levantamos la bandera de la colaboración y la participación.

Sí nuestra perspectiva es verdaderamente cristiana, no podemos reconocernos ni budistas ni islámicos, ni judíos ni umbandistas. Queremos conocer, amar y seguir al Dios de Jesús, dentro de la tradición cristiana que continúa desde casi 2000 años en la Iglesia Católica.

Nuestra idea del Cristianismo se aleja de todo tipo de fundamentalismo. Estamos convencidos que la verdad de Cristo no sólo se encuentre en la palabra escrita de la Biblia sino, también, en la comunidad eclesial en comunión de Tradición, que está deseosa de aplicar la razón y el sentimiento, el intelecto y el corazón discernido por el Concilio de los sucesores de los apóstoles.

Nuestra Plaza Transfiguración desea ser un lugar de encuentro e intercambio de ideas, convicciones y esperanzas.

Pero no hay que confundir convicciones firmes con dogmatismos. En todo caso, nuestras convicciones siempre buscarán ser razonadas y argumentadas. Buscarán hacer pensar, interrogarnos frente a la realidad y frente al sentido de nuestra vida. Buscarán el diálogo y el intercambio sincero, fraterno, respetuoso y argumentado.

Somos conscientes que tenemos mucho para crecer y también para compartir. ¡Con ese ánimo emprendemos este espacio! Acompáñanos.

Consejo Directivo: Albertina Vilar del Valle, Sergio Delgado y Gervasio Nandín

Asesor Eclesiástico: P. Omar França

Colaboradores: Gastón Méndez, Miguel Angel Nicodemo, Sandra Belando