SYLVESTER STALLONE Y SU VUELTA A LA FE CATOLICA

13/05/2012 | Publicado por: Omar França | Categoría: Espiritualidad y Liberación

SYLVESTER STALLONE EL CÉLEBRE “RAMBO” CUENTA SU VUELTA A LA FE CATOLICA

Entrevista a Sylvester Stallone sobre su película “Rocky Balboa”
Por Julie Rattey una editora asociada del Catholic Digest.
Catholic Digest. MIÉRCOLES 13 DE MAYO DE 2009

Muchos lectores recordaran la primera película de Rocky, la que en 1976 ganó un Premio de la Academia por mejor película. Los lectores también recordaran que el protagonista de la película, el escritor y la estrella de la película, Sylvester Stallone, ha tenido sus propias luchas que enfrentar durante el camino de su carrera. Lo que los lectores pueden no saber es que Stallone, 60, es Católico, y que él da crédito a su fe no solo por inspirarlo a hacer las películas de Rocky, sino que también por hacer que se alejara de algunos de sus errores del pasado para tener una mejor forma de vida. El Catholic Digest habló recientemente con Stallone sobre su fe, su familia y su última película – Rocky Balboa, la que se estrenó recientemente en cines.


——–
Jim Wall, ex editor y crítico de cine de Christian Century, dijo, “Como crítico, juzgo la metáfora del boxeo en los términos de cómo se utiliza: para explotar el así llamado deporte (un deporte que me disgusta) o para explorar el crecimiento y la lucha, y en algunos casos, la redención y el sacrificio.” (americancatholic.org)
——–
Algunas personas son muy expresivas respecto a su fe religiosa, mientras que otros son más recatados respecto de ella. Para nuestros lectores que pueden no saber que eres Católico, ¿puedes contarnos un poco sobre tu trasfondo Católico?

Seguro. Fui bautizado en la Ciudad de Nueva York, y luego nos mudamos a Maryland, donde me matriculé en el colegio St. John’s Elementary School, quedándome allí por algunos años, luego me fui a un colegio Católico donde fui confirmado, y teníamos servicios religiosos (benedictino) todos los días, y me aprendí todos los Mandamientos. Así que fue una crianza bastante buena.

¿Como se formó tu personalidad, al crecer?

Bien, hizo que me diera cuenta, tú sabes, sobre el dilema moral al que el hombre siempre ha sido enfrentado, y cómo, eventualmente, tienes que volverte hacia Jesús y pedirle la fuerza para perseverar. Había ciertos juicios y tribulaciones, y en la carrera que escogí, el rechazo es tan común como el amanecer. Es como si uno tuviera que, poco menos, hacerse amigo de los rechazos, pero también uno tiene que mantener la fe. Y en mi profesión, si no tienes una gran relación con Dios y con tu alma, uno puede irse a la perdición. He visto a muchos de mis pares hacer eso.

Tú has dicho que no siempre has caminado por la buena vida. ¿Qué papel ha jugado tu fe Católica en llevarte ha donde estas hoy día?

Bien, tu sabes, como que creo que lo he pagado de vuelta. Cuando vivía en Nueva York, estaba sometido a muchas tentaciones y cometí muchos errores. Eventualmente cuando tuve la oportunidad de escribir Rocky, comencé — la primera imagen de la película Rocky es una imagen de Cristo, y la cámara se mueve hacia [un cartel que dice] “Club Atlético de la Resurrección” (Resurrection Athletic Club) y luego se vuelve hacia el rostro de Rocky. Y nos damos cuenta que Rocky a sido de cierta forma escogido, por una guía divina y por intervención. Y él, de pronto, comienza a volverse a su fe, el reza antes de cada pelea, y sigue por esa temática en la mayoría de las Rockys. Hay una conexión espiritual tremenda relacionada al personaje, porque la cosa entera nunca estuvo basada en un fuerte realismo; estaba basada en dilemas y en buenos valores cristianos — si es que él podía perseverar por toda la tormenta y por todos los problemas que se le presentaban. Regresó a su fe interior, y es de allí de donde proviene la fuerza.

Estabas diciendo que cuando viviste en Nueva York enfrentaste muchas tentaciones y cometiste muchos errores. ¿Cómo dirías que jugó un papel tu propia fe en ayudar a sobreponerte ante esas tentaciones?

Me di cuenta de que la forma en la que estaba yendo, las cosas estaban girando fuera de control, y me estaba volviendo más oscuro y crítico de mi mismo, y entonces, finalmente, decidí dejarlo ir, pedirle a Dios su ayuda, y lo que Él tuviera en mente para mí, que se canalizara a través de mi. Y, créelo o no, de ser un verdadero actor me convertí en escritor. Y lo que fue más impresionante de ello, es que yo nunca fui bueno en literatura o en seguir a los clásicos. Nunca fui un escritor talentoso, y de repente comencé a escribir cosas que se vendieron, que siempre tuvieron asuntos morales en ellos, y me di cuenta de que ahora tenía una nueva carrera, lo que ni en un millón de años habría esperado que me pasara a mí, y debo realmente dar crédito a un movimiento espiritual en mí. Yo era la nave de carga, estaba básicamente cargando una especie de misión. Por lo que tenía que creer que Dios había intervenido.

Dijiste que estabas girando fuera de control. ¿Qué cosas tuviste que enfrentar en tu interior que no te gustaron y que sentías que debías cambiar?

Estaba muy ensimismado — se volvió todo acerca de mí, y así es como uno pierde el camino. Cuando uno se concentra en las necesidades de las otras personas en lugar de las propias, uno encuentra su propósito en la vida, y en realidad también te sana.

Para la mayoría de las personas, el cambio es un proceso gradual, y usualmente continuamos realizando decisiones malas en el camino hacia la redención. ¿Qué luchas contigo mismo debiste enfrentar luego de la experiencia espiritual de la primera película de Rocky?

Las constantes tentaciones de la industria en que trabajo. Es una industria que realmente puede destruir tus valores. Uno debe estar enraizado a su fe, y estar apoyado por personas que te aman por quien eres, no por lo que eres.

¿Qué rol juega tu fe Católica en tu vida actualmente?

Mientras me volvía más y más maduro, y miraba alrededor, al mundo y los retos que se nos presentan todos los días, me di cuenta que uno debe realmente volver a lo básico. Así que cuando discuto situaciones con mis hijos, siempre me vuelvo hacia los primeros principios que me fueron enseñados respecto a la simple moralidad. Es un sentido de calma, y un sentido de que tenemos un destino, y si somos honestos con nosotros mismos y rendimos homenaje a Jesús y respetados todos los diferentes elementos de la Iglesia y básicamente vividos por los ideales Cristianos, no te puedes equivocar. Es cuando uno se aleja de ello, es entonces cuando dices, “Ooh, ¿sabes qué? Eso es anticuado.” Bien, no es anticuado, es eterno. Y así son realmente los cimientos – Los cimientos Cristianos de la vida, y son verdaderamente los ideales perfectos sobre los que uno debería basar todas sus decisiones.

Viene de un sentido de amabilidad, un sentido de entrega, un sentido de justicia, y evade todo a lo que estoy expuesto todos los días en mi particular carrera, que es codicia y avaricia y celos y amargura, y si dejas que ellos se vuelvan tu credo — lo cual muchas personas hacen en este negocio, porque tiene tanto miedo — te vuelves vicioso, y no importa el éxito que tengas, está manchado. Así que decidí simplemente renunciar a todo ello, y mi vida cambió: Conocí a la mujer de mis sueños, tengo hijos fantásticos, y debo dar crédito a lo que al crédito se debe. Y no es algo que haya hecho solo. Realmente creo que el vivir una vida moral y seguir los ideales básicos del Cristianismo me guió en estos momentos a un lugar perfecto, y no tuve esta clase de paz durante 50 años.

Acabas de hacer el emotivo comentario respecto a que conociste a la mujer de tus sueños. Como alguien que ha estado casado anteriormente, ¿Cómo es esta vez diferente para ti? ¿Qué sabes ahora que no sabías antes? ¿Qué cambios realizaste en tu forma de ver las relaciones que hace que esta sea más fuerte?

Primero, debes escoger una alma gemela — alguien con quien tienes esa conexión más profunda — para que el matrimonio funcione. Y luego, tienes que entregarte a la relación, y servir a tu esposa. No puede ser todo sobre ti. Creo que aprendí eso de la manera difícil, pero creo que ¡ahora estoy en el camino correcto!

¿Cómo el haber sido papá cambió tu vida?

Me ha enseñado lo que es importante en la vida — enseñarle a mis hijos la fe y los valores que sé que necesitan en la vida. Cuando te vuelves en un profesor de ese tipo, hace que quieras vivir más según esos valores — te sientes en una necesidad de imitar esos valores — para practicar lo que predicas. Eso te ayuda a vivir una mejor vida.

Todos somos capaces de realizar elecciones que nos separan de las personas que amamos, especialmente de nuestros hijos. ¿Qué has aprendido en tu propia vida sobre enmiendas, perdón y el tratar de deshacer el daño que podemos hacernos los unos a los otros?
Lo más importante es vivir la vida sirviendo a los otros. Cuando practicas el servir a otros antes que a ti mismo, sigues el ejemplo de Cristo, y ese es el camino que hay que cumplir. Todos hemos cometido errores, y tienes que tratar de reconciliarte con aquellos a quienes has herido- A veces eso es difícil de hacer, porque hay quienes no quieren resolver contigo esos problemas. De cualquier forma, tienes que tratar, y luego perdonar y seguir adelante.

Definitivamente hay muchas similitudes entre tú y Rocky en términos de fe y como la fe te ha ayudado a sobreponerte a las cosas.

Oh, no hay duda sobre ello. Yo simplemente pensé, no sería interesante el tomar a un hombre, como cualquier otro del planeta, que recién ha perdido su camino; que siente que lo mejor ya ha venido y pasado, y que su vida está en caída. Y si le es dada la oportunidad para cambiar, el sentido de que hay una luz al final del camino, que el trabajo arduo realmente paga, ¿se levantarán y surgirán ante la prueba y cambiaran sus vidas? Bien, eso es lo que pasó con Rocky. Como Rocky no fue a Jesús, Jesús fue a Rocky.

Durante los años has continuado volviendo sobre este personaje, y has dicho, “Nunca tendré una voz como esa de nuevo, donde puedo simplemente hablar sobre lo que tengo en el corazón. Esa es la cuestión que siempre atesorare sobre ese personaje. Si yo lo digo nadie lo creería, pero si Rocky lo dice, era la verdad.” ¿Por qué sientes que puedes hablar con mayor facilidad a través de Rocky?

¡Verás!, allí yace un misterio. Piensa que, y lo he dicho antes, mucha debido a su inocencia, su simplicidad, es más creíble que él lo diga a que si yo lo dijera. Si yo lo digo, me ven como si fuera pretencioso. Si él lo dice, parece que viene de un lugar sincero e inocente, como “de la boca de los bebes viene la verdad.”

En Rocky Balboa, la nueva película de Rocky, Rocky está lidiando con unos fuertes asuntos emocionales — no solo con volver del retiro para pelear, sino también luchando con la muerte de su esposa y con la relación con su hijo. ¿Qué te instó para enfocarte en estos particulares temas en la película?

Creo que el sentir que has perdido a tu alma gemela puede hacer que una persona vea el futuro de una forma oscura y opresiva. Y más afilada que los dientes de una serpiente [es el tener] un hijo desagradecido. Muchos hijos tienden a resentir a sus padres en momentos cuando más los necesitan. Y pensé, esos son temas que serían muy fáciles para que la audiencia se identifique. Especialmente para la gente madura que ha pasado por todos los juicios y tribulaciones de criar una familia, de llegar al punto en que finalmente creen haber logrado su misión en la vida, sólo para que el techo se les caiga encima, y todo les sea quitado, y que sus hijos los resientan, y que sus trabajos les sean quitados. ¿Cómo logran restaurar el orden? ¿Cómo logran volver a tener un sentido del orgullo? ¿Cómo logran dejar de sentirse miserables por sus propias situaciones? Y eso es a lo que Rocky Balboa se encuentra confrontado.

¿Hubo algo en particular que te inspiró para trabajar en esta particular historia para esta película?

Bien, tuve separaciones y dificultades con mis hijos. Pienso lo que sería esa vida sin mi esposa; cuanta pena, amargura y sentimiento de traición sentiría, como si la vida me hubiera traicionado. Y pensé, tú sabes, hay tantas personas que soportan esto todos los días, y especialmente personas que han crecido con Rocky. Tú sabes, ahora son 30 años después, el juego entero ha cambiado. Muchas personas que fueron al cine y eran inocentes en 1976 han sido golpeadas por la realidad y no toda la vida surgió como se suponía que fuese. ¿Cómo presentas el último tercio de nuestra vida con un sentido de optimismo cuando la mayoría de las personas han visto que lo mejor ha venido y se ha ido?

Tú comentaste precisamente que algunas veces los hijos resienten a sus padres en el momento en que los niños los necesitan más. ¿Es esto algo que experimentaste personalmente? Por ejemplo, la relación con tus padres formaron tu manera de entender esto, y ha esto, en cambio, ayudado a mejorar la relación con tus propios hijos?

Tengo algunos de los mismos problemas en mi familia que los que represento en Rocky Balboa. Rocky siempre ha sido mi alter-ego. He tenido que luchar para construir relaciones sanas con mis hijos, como toda celebridad ha tenido que hacerlo. Creo que todo padre tiene estas luchas, pero los padres famosos o adinerados las tienen todavía más fuertes porque usualmente los niños creen que se merecen todo en una bandeja. He llevado a mis hijos en algunos de mis recientes viajes a países del tercer mundo para que puedan ver como otras personas viven y luchan. Aquí es donde empiezas a ver lo que realmente importa en la vida — no las “cosas” ni la fama. Todo se reduce a amar y entregar, y el mejor lugar para empezar a aprender ello es dentro de la unidad familiar.

Para muchas personas, Rocky se ha convertido en una inspiración, un hombre común quien es un recordatorio de que puedes sobreponerte a los obstáculos y lograr tus metas y sueños. ¿Por qué crees que pasa eso?

Buena pregunta. Creo que, primero, lo que quiere y sus deseos son simples. Segundo, que él no tiene una habilidad física tremenda más que una voluntad de ser contado en la vida, de ser respetado, sólo tener un sentido de orgullo, y que realmente no desea ningún tipo de aclamación, solo desea ser lo mejor que pueda. Así que en otras palabras, para simplificar todo ello, no se pone a si mismo por sobre la audiencia. Él es uno de ellos, que solo a través de su corazón y perseverancia, ha logrado sus metas. CD

La vuelta a la fe de Rocky Balboa –
Retorna a la Iglesia Católica

Sylvester Stallone asegura haber redescubierto a Dios, y que su última película «tiene una gran carga espiritual» . «Cuanto más voy a la iglesia, más me libero de mis presiones», añade.

Álex Navajas

MADRID- «No importa el pasado. Si miras a Dios, puedes renacer». Si estas palabras chocan, chocará aún más saber que han salido de los labios de Sylvester Stallone. El mítico y tosco actor ha aprovechado el lanzamiento de su última película, «Rocky Balboa», que se estrena en España, para hacer gala de la fe cristiana que perdió de joven. ¿Mera campaña de marketing o conversión sincera? El caso es que Stallone asegura que la sexta y última entrega de la saga «Rocky» «tiene una gran carga espiritual». «Para mí, este film ha sido guiado por la mano de Dios», afirmó rotundo hace unos días durante una videoconferencia que impartió a los principales líderes cristianos de los Estados Unidos.

La película arranca veinte años después del último combate del boxeador más famoso del mundo. Rocky se ha convertido al cristianismo. «Unos segundos antes de volver a saltar a un cuadrilátero, Balboa escucha unas palabras de la Sagrada Escritura. Eso es lo que le da fortaleza», añade el actor. «Rocky perdona. No es amargo. Siempre pone la otra mejilla. Es como si toda su vida la pusiera al servicio de los demás», prosigue. Y llega, incluso, más allá: «La película va sobre la redención; la redención no sólo de Balboa, sino del propio Stallone», afirmó el actor en su habitual tono rudo. De hecho, la última entrega de la saga es, según el actor, un retorno a las raíces. «En la primera película de Rocky salía una escena en el vestuario en la que pronunciaba una oración. En las siguientes, esta dimensión se pierde. En el último filme, la espiritualidad es mucho más clara», apostilla el protagonista de «Rambo».

El gimnasio del alma
Pero, ¿por qué este giro en su vida? «La mayoría de mis anteriores películas eran sangrientas; se trataban de los frutos creativos de mi juventud, cuando mi matrimonio no iba bien y yo mismo me sentí seducido por todas las tentaciones de Hollywood», respondía el actor hace unos días en un artículo publicado en el «San Francisco Chronicle». Ahora, Stallone dice disfrutar de un matrimonio estable y de una relación con Jesucristo completamente distinta. «Cuanto más voy a la iglesia y más profundizo en mi creencia en Jesús y escucho su Palabra, a la vez que dejo que su mano me guíe, siento cómo me libero de mis presiones», confesaba. Y, haciendo una curiosa definición, añadió que «la iglesia es el gimnasio del alma».

El cristianismo, de moda
Los líderes cristianos estadounidenses han recibido de buen grado la noticia de la conversión tanto del actor como del personaje. «No es una película cristiana, pero hay algunos elementos alucinantes que puedes relacionar con la fe y los valores», señalaba uno de ellos recientemente. Y, para difundirlos, Stallone ha contado incluso con los servicios de «Motive Entertainment», la misma agencia de marketing que promocionó películas como «La Pasión», del Mel Gibson, o «Las crónicas de Narnia», dos filmes claramente cristianos. La primera medida de la agencia ha sido lanzar www.rockyresources.com, una página web con recursos para que los líderes cristianos puedan promover los valores relacionados con la película.

Stallone creció en un hogar católico y fue a colegios católicos. «Después di algunos giros equivocados cuando salí a la “vida real”», confesó en la videoconferencia. «He necesitado pasar mis pruebas y mis tribulaciones antes de que pudiera ser lo suficientemente hombre para interpretar una película como ésta», concluyó. 2007-I-1

Ver también by Edwin L. Carpenter – Associate Editor, The Dove Foundation
Fuente: http://www.dove.org/news.asp?ArticleID=101


One Response to “SYLVESTER STALLONE Y SU VUELTA A LA FE CATOLICA”

  1. draavila dice:

    que bueno, al menos alguien en ese ambiente con valores